A D E D

A los “Blas Peralta” de R.D.

Santo Domingo, República Dominicana

16 de Marzo del 2016

CARTA

A los “Blas Peralta” de la sociedad Dominicana…

Excremento

Sepan ustedes “Los Blas”… que este suceso más que ratificar y comprobar lo absurdo que resulta el que estén en libertad, rubrica con firmeza esa perversidad que forma parte de sus nauseabundas mentes. Define una vez más cuan innecesario son, pero también cuan necesario son sus groseros actos, que aunque dolorosos vienen a darnos lecciones necesarias para que con ímpetu nos aglutinemos en contra de parásitos como ustedes…

Sepan ustedes “Los Blas”… que este lamentable suceso llega para dosificar al pueblo Dominicano, con un fármaco poderoso, que busca desbloquear nuestro entumecido y aletargado sistema nervioso, llega para alertarnos y sacarnos de ese sueño profundo al que nos han inducido algunos viles gobernantes, esos que tragan con codicia del manantial de la impunidad y la podredumbre, falsos líderes como ustedes; que en vez de usar esa hermosa oportunidad de influir en los demás, la utilizan para nutrir ese monstruo ávido e insaciable que llevan en sus adentros…

Sepan ustedes “Los Blas”… que lo cierto es que la justicia aun trate de reparar este daño irreversible (ocasionado precisamente por su culpa, pues hace tiempo debieron estar tras las rejas) debe al menos encerrarlos por 35 o 40 años… librarnos de sus intestinas malevolencias, de sus mugrientas maquinaciones y complots, que en nada contribuyeron ni contribuyen al progreso y evolución de la nación Dominicana…

Sepan ustedes “Los Blas”… que se pasean en nuestras calles, minimizando, lesionando y extinguiendo la espléndida luz de personas productivas a la sociedad, útiles a la nación, que ya estamos despertando de este coma inducido… Recuerden que hay mujeres y hombres dispuestos a enfrentarles, no en el terreno estéril del que ustedes son propietarios, sino en el terreno fértil que nosotros ocupamos; sobre el cual lucharemos para minimizar a los infecundos, los asesinos de generaciones, a ustedes genocidas con poder político, que solo han contribuido en la hipoteca de nuestro futuro, el de nuestros hijos, nietos, bisnietos y tataranietos…

Sepan ustedes “Los Blas”… que ya tienen uno fuera de circulación, faltan otros y la cuenta regresiva hace rato que inicio…

¡Despierta República Dominicana!

AFP

El desafío del abogado ante la Sociedad Contemporánea…


4226106da3a1daa250200f8b60bf7b50

La tipificación e identificación de los actos delincuenciales y la elaboración de leyes para combatirles, se hace un reto de todo Poder Judicial y Poder Legislativo de cualquier geografía mundial. Lo que resulta en que la sociedad de hoy, sin dudas, más informada y orientada, exija profesionales mejor preparados, más eficientes, con varios o diferentes niveles de especialización y conocimientos puntuales que complementen su estructura. Situación que se supone debe obligar a las academias y universidades, a mantener modalidades de enseñanza que evolucionen conforme lo reclame la sociedad, sus conductas y costumbres.

De esta realidad planteada no escapan los profesionales del Derecho, que son la primera línea de defensa de las normas y pautas que rigen la colectividad. Quizás es una de las razones por la que los abogados de acuerdo a datos Datos Estadísticos, hoy tienen uno de los quehaceres más estresantes y demandantes de todo el mundo. Pues las leyes que cambian a la misma vez que cambian las sociedades, se hacen más complejas, más metodológicas, más sistemáticas, convirtiendo la práctica del jurista en un permanente campo de batalla, en un sinfín de la observación y el escudriñamiento.

De modo que el estudiante de Derecho al igual que el joven abogado, debe comprender que en nuestro país como en muchos otros, el campo del ejercicio legal es cada día más demandante, está saturado, la competencia es impresionante, es progresiva, el imperio de la Ley es débil, lo que hace nuestra practica insegura; de modo que construir una plataforma de teorías y conocimientos, graduarse con honores, tener dos o tres diplomados y quizás una especialidad, ya no es suficiente para estar a la par, para mantenerse competitivo.

Esta sociedad contemporánea nos exige además de todo lo antes dicho, un altísimo nivel de razonamiento complejo, conceptualización, imaginación, sagacidad, una imagen impecable, además de cierto grado de compromiso social; involucrarnos en actividades que auxilien a sectores desposeídos, ya sea vía la defensa gratuita (Pro Bono), actividades filantrópicas y toda acción que beneficie aquellas clases socio-económicas desprotegidas. En ese sentido, el abogado que no tenga en su repertorio esta gama de “imprescindibles cualidades”, le costará mucho descollar y evolucionar en el campo de batalla jurídico.

Asimismo, todo abogado que no comprenda que su rol es atomizar, disminuir y mitigar los conflictos en la sociedad, estaría cavando su propia tumba. Pues destacando lo antes dicho, sobre la sociedad más educada e informada; que permite al cliente detectar actitudes extrañas y deshonestas del jurista, quien presumiendo de estar solucionando las cosas, realmente las está prolongando y/o complicando, para su exclusivo beneficio.  Asuntos que plasman su ejercicio de impúdico e indecoroso. Y en un espacio tan competitivo, tan tenaz y saturado, no podemos darnos el lujo de promover o proyectar dicha conducta, pues sería iniciar la extinción de nuestra práctica profesional.

Colegas, que sea su innegociable e indisoluble integridad, una impecable preparación técnico-profesional lo que corone nuestro quehacer, que sin dudas, se destaca por ser uno de los servicios más antiguos, altruistas y benevolentes de toda la humanidad.

Antonio F. Pontier

Fundador – Coordinador Gral.

ADED

Gerontocracia, Protagonismo, Individualismo…


PongBuroGeriatrico1¿A qué se debe este comportamiento antidemocratico de la mayoría de los políticos Dominicanos? ¿Sera que algo en su material genético sufre fuertes e imbatibles mutaciones?Pudiéndose diagnosticar una enraizada e incrustada Megalomania.  En definitiva, aun en algunos espacios de nuestra América Latina el partidismo político está vinculado a un insípido caudillismo. De hecho, las primeras organizaciones políticas están matizadas por esa característica, que otorga una amplia connotación egoísta, personalista e individualista a los líderes grupales. Y aunque no podemos negar que de cierta forma se ha evolucionado en esa materia, tampoco debemos negar que aun la genética caudillista se impone en muchas vertientes de la sociedad Dominicana.

¿Por qué aun los partidos son incapaces de modernizarse? ¿Por qué no abandonan sus dirigentes esa práctica individualista que busca eternizarse en los puestos o cargos? Ante todo tomemos en cuenta que nadie es, ni será eterno, por consiguiente es absurdo pretender ocupar puestos por larga data. La capacidad de modernización es propiamente parte de las ideologías de los partidos, sin embargo, sus dirigentes son los que no se han adaptado a los nuevos “vientos”. Precisamente por esa falta de adaptación, la mayoría de los partidos de la República Dominicana recurren a la práctica individualista y caudillista. Pues entienden que si optan por verdaderamente modernizarse, darían paso a la alternabilidad, teniendo que entregar los cargos dirigenciales a nuevas generaciones, algo inaceptable para el practicante del protagonismo.

Es una norma en nuestro país que los grupos políticos estén creados alrededor de una figura carismática, promoviendo el culto a la persona e impidiendo que verdaderamente los grupos se desarrollen o evolucionen, pues lo que diga el “Jefe” estará siempre por encima de lo que expresen la mayoría. Es tanto así, que nadie se atrevía a cuestionar los mandatos y directrices del Prof. Juan Bosch en el PLD y el Dr. Joaquín Balaguer en el PRSC. Situación que no experimento totalmente el Dr. José F. Peña Gómez en el PRD. Practicas que promovían la desigualdad y un caudillismo “light” si se quiere, porque aunque no podríamos demostrar que en esos días, tampoco en la actualidad el Dominicano vivió y vive situaciones de tiranía estatal y /o partidaria, tampoco podríamos negar que tanto a lo interno de los partidos como en el estado, aun esto se corresponde a una práctica bastante común, eso de que todo este centralizado en la figura del Presidente o Líder un Partido.

En contraste, en los Estados Unidos de América el Presidente no le otorga prestigio al gobierno o el candidato presidencial a su partido, sino lo contrario, el gobierno le da prestigio al Presidente, la candidatura presidencial le da vigencia al candidato. En ese sentido, una vez este haya salido del poder, su liderazgo se verá significativamente mitigado y así lo explica y demuestra la historia. Pues hace bastante tiempo que un ex presidente de los Estados Unidos ha tenido un nivel de influencia, un liderazgo tan fuerte que haya podido lograr desestabilizar o intimidar nuevas directrices gubernamentales ¿A qué se debe esto? Pues a que ese país se encargo de construir algo denominado institucionalidad, de modo que el interés particular o de grupos políticos no pudieran crear situaciones de inestabilidad gubernamental o turbulencias estatales, en adición en ese terruño promueven la alternabilidad gubernamental, que sin dudas ha generado un profundo desarrollo de esta nación, convirtiéndola en una potencia mundial,  pues después de agotado los periodos presidenciales, el presidentes se va a su casa, a escribir sus memorias, a impartir conferencias y a fundar su biblioteca.

En nuestra República por el contrario, se sigue promoviendo el culto a la persona, al protagonismo, sembrando y cosechando la gerontocracia. El Dr. Leonel Fernández, el Ing. Hipólito Mejía aun aspiran a seguir gobernando, cuando el Dr. Fernández tendrá 62 años de edad y el Ing. Mejía 75 primaveras al llegar el 2016, demostrando que esa genética caudillista altera el sentido común de ambos, al punto que sus deseos de regresar a la Presidencia turban el sueño propio y el de sus seguidores, que son capaces de decir y hacer lo inimaginable por lograr ese ascenso tan deseado.

Nuestro actual presidente el Lic. Danilo Medina cuenta con 62 años de edad y es uno de los pocos Presidentes que se ha cohibido de promover el culto a su persona desde la presidencia (hasta hoy, no sabemos de mañana). Sin embargo, desde ya tiene aspiraciones para el 2020, cuando tendrá nada más y nada menos que 69 años de edad. Mientras que el Ing. Miguel Vargas aspira alcanzar el poder en el 2016 cuando tendrá 65, no obstante, seguro aspirara también en el 2020 con 70 abriles. Los tres políticos de mayor influencia en el siglo pasado terminaron sus carreras de esta forma; el Dr. Balaguer con 95 años, el Prof. Bosch con 92 años y el Dr. Peña Gómez con 61 años. Los tres nunca se retiraron de la política, fueron los quebrantos físicos los encargados de retirarlos, siendo esta una fehaciente prueba de que vivimos envueltos en una intrépida gerontocracia.

Ahora bien, apartando todo tipo de fanatismo, partidismo e insensatez, y tomando en cuenta que la edad debe ser un factor de importancia para ser Presidente y funcionario público, hoy los potenciales candidatos a la presidencia, que sin dudas serían aceptados en los países mas desarrollados serian; el Lic. Luis Abinader con sus 47 años de edad, así mismo podríamos también pensar en el Lic. Abel Martinez Duran, que con 42 abriles, cuenta con la juventud y si se quiere, condiciones para ejercer un liderazgo de esa magnitud. En ese mismo orden tendríamos al Dr. Guido Gomez Mazara también en la 4ta edad, la Dra. Margarita María Cedeño Lizardo con 49 primaveras, el Dr. Julio Cesar Valentin Jiminian con 47 años, el Lic. Ito Bisono con 53 y ya entrando en edad con 54 citamos al Lic. Francisco Javier Garcia y el Dr. Guillermo Moreno con 57 abriles. Estos son ejemplos de que lo ideal para las naciones es ofrecer propuestas mas cerca de la juventud, mas frescas, de acuerdo a los tiempos, con energía y fuerzas. Pero ¿Por que ellos no han hecho lo necesario para cambiar esa perspectiva? Pues porque fueron educados y formados políticamente, para entender que los viejos robles gobiernan sobre los demás hasta que ellos entiendan, siendo esto una absurda teoría. Lo lamentable es que la historia y los hechos demuestran que son muy altas las probabilidades de que ellos harán lo mismo con sus seguidores, no querrán abandonar, aun cuando sean unos ancianos maltratados por la cronología del tiempo. Siguiendo ese circulo vicioso que va en detrimento de la sociedad Dominicana.

No olvidemos que al hombre le cuesta bastante adaptarse a las novedades e improvisaciones, lo cual no es beneficioso ni saludable para ninguna nación, pues en este híbrido mundo, las cosas cambian sin previo aviso, por lo que es imprescindible contar con lideres revestidos de energía, ingenio e inspiración. Por ello, esa condición de la edad es algo de suma importancia en los Estados Unidos de América o Europa, donde su Presidente o Primer Ministro debe ser un político entre los 40 y no más de 55 años de edad aproximadamente, sino lea la reciente historia.

Salgamos de ese laberinto caudillista, que promueve la personalidad y no la institucionalidad, sigamos lideres genuinos, no caudillos. Abandonemos los  grupos o partidos que entienden que el liderazgo esta cimentado en la vejez, el añejamiento, en los años invertidos y no realmente en los esfuerzos hechos aunque sean en corto tiempo. Entendamos que en una verdadera democracia partidaria, grupal o sectorial, se debe tomar en cuenta la capacidad intelectual de cada quien, pero también las actitudes diligénciales, esos adeptos que trabajan para aglutinar fuerzas en torno a la organización. Sigamos lideres que trabajen fuerte por su país, bajo un aura de respeto y democracia, lideres cercanos al pueblo, que escuchen y analicen las sugerencias de sus seguidores, pero sobre todo lideres que abran paso a nuevas ideas, propuestas y formulas, pensando siempre en el bien común. Entendamos que las posiciones o los cargos nos darán distinción mediática mientras los ocupemos, no seremos nosotros los que le daremos prestigio al cargo. Pues estos se irán pasando de una mano a otra, mientras que la realidad absoluta e irresoluta es que nosotros nos marcharemos de esta tierra algún día sin nada ni nadie, sin cargos o recargos.

Hagamos patria, hagamos un mejor país.

Antonio F. Pontier

(más…)

Dominican National Security… ¿En Ingles se nos aceptaría?

ADEDESSAY

¡Ningún pueblo ser libre merece, si es esclavo indolente y servil!

El 14 de Septiembre del 2006 en la cámara de representantes de Estados Unidos se votó tanto a favor como en contra de un muro fronterizo entre Méjico y ese país. 283 representantes votaron a favor y 138 en contra. Mientras tanto, luego de que una de las promesas del Presidente Barack Obama en su campaña del 2007-2008 fue ayudar a los inmigrantes, se han deportado aproximadamente 4 millones de personas ante los ojos del planeta tierra completo, pero nadie dice nada.

Sin embargo, aun teniendo las potencias sus programas de Seguridad Fronteriza, a La Hispaniola (que de hecho el que ha leido un poco de historia sabe que es La Española) no se le puede permitir fortalecer la suya, por el contrario, a ese pedazo de tierra arriban lideres mundiales, generando una intensa campaña mediática, tanto internacional como nacional, procurando que se viole la Constitución Dominicana. Logrando en ese plano y como de costumbre que los Dominicanos se peleen entre unos y otros, haciéndole creer a los menos informados (tontos útiles) que con estas medidas somos racistas y acorralando a los que desean defender su identidad, su suelo, su patria.

Todo individuo capaz de analizar coherentemente un tema por al menos 5 minutos (basado en hechos), podría percibir como este Tsunami de presiones directas e indirectas, solo busca solucionar un problema (que debe ser de todos, no solo de República Dominicana) a países como Canadá, Francia, Estados Unidos, entre otros. Eso se traduce en que estas potencias harían todo cuanto sea necesario para repeler la migración masiva de Haitianos hacia sus tierras. Sin importarles nuestra seguridad, identidad y economía, mucho menos la de los Haitianos, pero sobre todo, sin importarles nuestro sagrado derecho de proteger el territorio Dominicano.

O sea, no hay que ser Abogado Constitucionalista, Político o Embajador para hacer este cálculo, veamos los hechos. Citaremos algunos muros alrededor del mundo;

MUROS FRONTERIZOS:

Estados Unidos & Méjico – 3,169 KM de longitud.

Marruecos & Sahara Occidental – 2,720 KM de longitud.

Irán & Pakistán – 2,000 KM de longitud.

Arabia Saudí & Yemen – 1,800 KM de longitud.

Jammu & Kashmir – 767 KM de longitud.

Emiratos Árabes Unidos & Omán – 400 KM de longitud.

Cyprus & Turkia – 300 KM de longitud.

Uzbekistán & Afganistán – 200 KM de longitud.

Tel Aviv & Siria – 150 Millas de Longitud.

Kuwait & Iraq – 120 Millas de longitud.

Malasia & Tailandia – 95 KM de longitud.

Slovakian & Ostrovania – 150 Metros de Longitud.

DEPORTACIONES DE HAITIANOS; 

USA – 2,015 en el año 2014

Brasil – 609 en el año 2013

Canadá – 502 en el año 2012

Dice un viejo adagio; “Para muestra, un botón”. Los muros y las deportaciones de estas naciones son aceptadas por la comunidad internacional, con el entendimiento de que aspectos de la Economía, Seguridad y Contrabando deben ser saneados o equilibrados, implementando un trabajo arduo y responsable en sus fronteras. Pero cuando La Hispaniola (como citó el Sr. Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU), desea implementar medidas adecuadas somos tildados de abusivos, racistas y estamos creando apátridas.

Es valido destacar que aunque por lo pronto un muro entre Haití y República Dominicana no sea imprescindible, debemos entender que no se puede postergar el enfrentar este mal de la inmigración ilegal, el cual ningún presidente Dominicano en los últimos 50 años ha querido enfrentar, por evitar lo que hoy está ocurriendo, la presión de organismos extranjeros.

¿Pero esto es una responsabilidad exclusiva del gobierno y el Presidente? ¡Jamas! Este asunto debería ser prioridad para cada ciudadano que sienta ser Dominicano. Aunque como seres humanos tenemos el compromiso de ser solidarios, esto no significa que tengamos que perder nuestra identidad ante el resto del mundo. No nos destacamos por practicar la Santería, el Vudú ni hacer Fiestas de Palos, no es una característica del Dominicano el depredar sus bosques, no hablamos Criollo (Creole),  No comemos Jouroumou, ni celebramos en Noviembre el Gede, mucho menos bailamos Kompa. El Dominicano es identificado como un referente del Caribe, con su Merengue y Bachata, Playas, Café, Tabaco, Cacao, las religiones, tanto Católica como Evangélica, nuestra raza mestiza, hibrida o mezclada, nuestros Peloteros, en fin, esa identidad, esta idiosincrasia, permite identificar un nacional orgulloso de sus hábitos y costumbres, no se trata de sentirnos superiores a los vecinos Haitianos, es sencillamente que tales características de no ser salvaguardadas, sin dudas, seran opacadas y/o disminuidas por esta pacifica fusión entre Dominicana y Haití.

Es prudente solucionar los inconvenientes creados a los que verdaderamente son Dominicanos, no obstante, esto no significa que tenemos que obsequiar nacionalidad o residencia a todo extranjero que diga o entiende la merece. No olvidemos que el objetivo real de las potencias y algunos falsos Dominicanos, es permitir ese desorden que pronto nos hará bajar la frente y con vergüenza admitir que aquellos tildados de racistas, tenían razón. Pronto entenderemos que no se trataba de altos niveles de xenofobia y hostilidad, sino de identidad, que no se buscaba maltratar al Haitiano inerme, sino de cuidar primero a nuestros compatriotas, que no era cuestión de blancos, mestizos o negros, sino de Dominicanidad, que el asunto no era odiar, sino respetar el derecho ajeno, que la meta era cuidar parte de nuestra economía, no lesionar la de los pobres vecinos Haitianos.

Con o sin el muro, necesitamos enfrentar la inmigración ilegal, con o sin murallas, es mandatorio oponernos a todo mandato foráneo de otorgar nacionalidad o residencia a personas que no pueden demostrar los requerimientos. Ahora bien, si usted entiende que están actuando mal los que procuran medidas, diríjase ilegalmente a los Estados Unidos, Canadá, Francia o Japón a solicitar lo que están solicitando los vecinos Haitianos, y demuestre que logró conseguir. Cuando regrese deportado, entonces entenderá que no se trata de odio, xenofobia, tremendismo ni popularidad, sino de identidad, seguridad y desarrollo.  

JURAMENTO TRINITARIO:

En el nombre de la Santísima, augustísima e indivisible Trinidad de Dios Omnipotente; juro y prometo, por mi honor y mi conciencia, en manos de nuestro presidente Juan Pablo Duarte, cooperar con mi persona, vida y bienes a la separación definitiva del gobierno haitiano e implantar una república libre, soberana e independiente de toda dominación extranjera, que se denominará República Dominicana; la cual tendrá su pabellón tricolor en cuartos, encarnados y azules, atravesados con una cruz blanca. Mientras tanto seremos reconocidos los Trinitarios con las palabras sacramentales;

¡Dios, Patria y Libertad!

Así lo prometo ante Dios y el mundo. Si tal hago, Dios me proteja y de no, me lo tome en cuenta, y mis consocios me castiguen el perjurio y la traición si los vendo.

Falso Periodismo: Mezclar opiniones con informaciones…


Entretenimiento Noticioso…

imagesLos dominicanos somos fogosos; para unos esto es una cualidad, para otros es un defecto. Independientemente de la valoración que se le pretenda dar a esta característica, el apasionarnos es parte de nuestra identidad cultural. Esto es fácilmente verificable por cualquier extranjero que toca nuestras tierras por vez primera. Al interactuar con uno de nuestros compatriotas notan  enseguida esa  emotividad.

En sentido general, llevamos nuestras emociones en las mangas y conjuntamente con ellas nuestras preferencias. Esta particular característica muchas veces no respeta fronteras, y nos lleva a  romper   protocolo y  ética invariablemente. Las primeras muchas veces no pasan de un momento bochornoso, pero las segundas trascienden a efectos sociales nocivos.

Siempre he creído que la politización de la sociedad dominicana, además de obedecer a las necesidades económicas que afecta a nuestro país desde sus inicios, a la ausencia de oportunidades para la movilización social positiva, al fomento del paternalismo a través del clientelismo, a la conciencia social de muchos y a la vocación de servicio de otros, obedece también a la referida característica de apasionamiento de nuestro pueblo. Por eso, muchas veces los procesos políticos dominicanos, principalmente los  electorales, dan muestras de radicalizaciones inexplicables en donde  razonamientos y  comprobaciones  no tienen cabida.

Ahora bien, cuando se tiene la responsabilidad de comunicar a la población  procesos y hechos económicos, sociales, políticos, o de cualquier índole, se tiene al mismo tiempo la obligación de entregar dichos datos de manera objetiva. Las opiniones de los comunicadores deben ser identificadas como tal y no vertidas como parte de la información brindada. Por eso, se hace necesario ratificar la separación entre  lo que es  noticia y lo que es entretenimiento.

Ciertamente, los comunicadores   tienen la responsabilidad de no traspasar esa barrera ética y de no mezclar las opiniones con las informaciones,  alejándose del apasionamiento político y económico. También es deber de los que recibimos las noticias de verlas críticamente; distinguir entre  la información y  el  entretenimiento. Ante  el predominio del entretenimiento noticioso, es una  visión crítica lo que nos permitirá discernir entre  intereses enmascarados y los hechos  verdaderos. Identificando así la diferencia entre lo que quisieran que pensáramos de lo que en realidad pensamos.

 

Autor:

Luis Miguel De Camps Garcia

¿Mediocres o Profesionales del Derecho?


¿Mediocres o Profesionales del Derecho? 

Imagen¿Qué ocurre con la clase profesional del Derecho? El meretricio de esta carrera ha arribado a un nivel tan alto que hoy muchos abogados perciben un símbolo de dinero ($) mientras conversan con su cliente. Esto obviamente consecuencia de ese pensamiento fútil y superficial que solo busca el enriquecimiento, pero no mental, sino material. 

Las Escuelas de Derecho y muchos docentes son victimas de las reglas de las Universidades, que están enfocadas en una formación cuadrada, rígida, atrasada, rezagada, ya que su estructura se cimenta en la producción de “graduados” y no necesariamente de “profesionales”. ¿Qué es un profesional del Derecho? Es un individuo que adquirió conocimientos, instrucciones e ilustraciones técnicas, que luego de comprenderlas a cabalidad, puede considerarse un competente y conocedor del área. ¿Qué es un Graduado del Derecho? Este es un individuo que no adquirió con precisión los conocimientos, instrucciones e ilustraciones técnicas de la carrera, desvinculado de la ética y la integridad. Este logra practicar tal profesión sin ningún tipo de observancia, manchando la manta sagrada de la Justicia y Equidad.

 Distinguido lector, es de su conocimiento que lo más importante para las universidades de la República Dominicana (de acuerdo a los hechos), es recibir estudiantes sin ningún tipo de depuración o regulación, cuando lo preciso es formar un futuro profesional competente, conocedor y administrador de sapiencias, comprometido con la ética y la integridad. Pero para lograr esto deberían someter a los aspirantes, a un nivel depurativo que vislumbre cuales son los que realmente están anhelando ser futuros abogados por vocación y disposición, mas no por un deseo de conseguir riquezas, prestigio, de perseguir un buen estatus económico. Esos “graduados mediocres” sin querer y en otras queriendo, entorpecen procesos legales, no le sirven a su sociedad, y van en detrimento del individuo y los que le rodean. Demostrando ser un anodino que logra instrumentar sus insuficientes conocimientos, con el objetivo de servirse y no de servir, con el deseo de ganar y no de brindar, con la misión de timar, mas no de orientar.

 Es momento de temerle a la incompetencia, y no a la competencia. Debemos reconocer cuando un colega es o sera un digno representante de esta clase, es necesario destacar su valía, debe ser nuestra misión distinguirle como un aliado, antes que como un contrincante. Y a la misma vez, deplorar todo acto vergonzoso, que regularmente cometen abogados de formación deficiente, casados con la mediocridad. Y nos referimos mas bien a una deficiencia moral y en un segundo plano profesional, señalamos a esos que no conocen la honorabilidad, aquellos que no recuerdan nada sobre ética profesional, mucho menos de moral y cívica, esos que olvidan que lo más importante no es el dinero, sino lograr que se haga justicia.  

 Es momento de entender que la clase profesional y estudiantil del Derecho necesita de manera categórica y urgente un cambio, una mutación. Hace tiempo nos está ocurriendo lo mismo que a la clase política, la cual experimenta un desgaste irreversible, lo que despertó en la gente incredulidad y desconfianza, así mismo ocurre con esta hermosa profesión. ¿Alguien podría negar que muchos clientes no creen, están reflexivos e incrédulos ante las promesas de un abogado? Esto no es un secreto, incluso dudan, aun cuando este puede ser un profesional integro y no un graduado mediocre.  

De modo que si las universidades que ofrecen la carrera de Derecho, no desean formar, sino ganar dinero. Si los que están llamados a organizar esta carrera (SCJ y la ENJ) lo que desean es hacer un negocio de ella, con ese Proyecto De Ley abusivo y aberrante, pues tomemos medidas individuales, como profesionales y estudiantes, de fortalecer y blindar nuestra moral, de enriquecernos de conocimientos. A fin de cuentas, de no hacerlo los afectados somos nosotros y la sociedad que compartimos.

Recuerde, es momento de temerle a la incompetencia, no a la competencia.   

 

Megalomanos Dominicanos…


Delirio de grandeza, Megalomanía…

Las últimas declaraciones del político Temistocles Montasmegalomania dejan bastante para el análisis. Hace unos días señaló: El  PLD es una organización política de líderes, no de uno en particular que se considera imprescindible e insustituible. ¿Lo que plantea el Dr. Fernández es que los que estamos en el PLD nos sentemos a esperar que la antorcha de él gotee? Esa es una visión caudillista de la política y el liderazgo, que tiene mucho que ver con una visión mesiánica del poder y del liderazgo que yo no comparto. En la democracia el liderazgo no puede asumirse de esa manera. La democracia representativa se estila que la alterabilidad es fundamental en el ejercicio del poder y nadie es insustituible. Danilo es un político diferente, creo que está haciendo un gobierno no pensando en las próximas elecciones.

Estas manifestaciones de quien es un funcionario del gabinete del presente gobierno y fuera uno de los principales ministros de los tres gobiernos del PLD, que dirigió el Dr. Leonel Fernández Reyna (1996-2000 / 2004-2008 / 2008-2012), son merecedoras de un amplio debate. Cuando un grupo de individuos se disputan una posición tan importante para cualquier nación, bajo la idea e irrevocable concepción de que solo ellos tienen la capacidad de hacerlo, es momento de inquietarse. Sobre todo porque el otro partido que podría competir con ellos, esta exactamente igual que el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), acéfalo, sin dirección, sin ideología, ese es el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), pero que al igual que en el PLD muchos se creen capaces de gobernar diez millones de personas, sin tener más que ideas básicas de administración estatal y/o gubernamental.

En la Republica Dominicana está demostrado, diría que hasta a nivel científico, que cualquiera puede ocupar un rango político de envergadura, el dinero es la llave maestra, es lo que logra lubricar cualquier aspereza, para luego limarla y llegar al objetivo. No importa que seas narcotraficante, o un asesino, analfabeto, hasta estafador, ni mucho menos un condenado por la justicia, estos calificativos no tienen importancia, lo relevante es el dinero o quizás alguna coyuntura política. En ese sentido, no hay que navegar mucho para ver barcos dirigidos por un capitán mediocre e ignorante y una tripulación indocta, inculta y sedienta de dinero, capaz de fingir, apta para efectuar cualquier maniobra, a costa de lo que sea.

En estas aguas revoltosas, en este océano de incertidumbres, necesitamos de capitanes que sepan navegar en corrientes bruscas y raudas, precisamos de capitanes que puedan percibir grandes tormentas que pueden avecinar, previniendo desgracias, y cambiando la ruta por otras más factibles, más saludables para la embarcación y sus tripulantes. Urgimos por capitanes que distingan en el horizonte esos maléficos piratas que buscan embarcaciones como la nuestra, con debilidad institucional, para penetrar a ella, y corromper sus tripulantes. Requerimos capitanes con deseo de servirle y no de servirse de su tripulación. Necesitamos capitanes que entiendan que la embarcación es una obra de todos los tripulantes, y no de él, que conciba que la embarcación se desplaza, gracias al soplo del viento y las velas, y no gracias a su persona.

No es posible que el bienestar de la nación este en manos de individuos que solo piensan en enriquecerse, que sus mañas están dedicadas a hurtar lo ajeno, a malversar lo que no le corresponde. Que entiendan ser predestinados para ese tipo de funciones, eso no puede ser, es inconcebible.

El bienestar y progreso de una nación está en manos del pueblo, no en sus partidos, las soluciones no residen en los mediocres dirigentes del PRD, PLD, PRSC o la CONVERGENCIA. Y para confirmar eso, observe los resultados, fíjese como estamos, en esta lastimada nación, no hay un solo problema fundamental corregido, solucionado, ¿o puede alguien decir si el sistema de salud, educación, energético y la seguridad ciudadana están resueltos? Nadie puede afirmar eso, pues los políticos y funcionarios dominicanos que han gobernado los últimos 18 años, están para servirse y no para servir.

El delirio de grandeza forma parte de muchos de estos dirigentes, que se creen imprescindibles, que se miran en el espejo equivocado y no en el espejo de la realidad, megalomanos a carta cabal. De modo que todos estos políticos resultan ser iguales, estan estructurados exactamente de la misma forma, hablan de ideologías y ni se acercan a su práctica, refutan la corrupción y duermen junto a ella.

Antonio F. Pontier

Coordinador Gral. ADED